lunes, 9 de mayo de 2011

Aprendimos a leer

Nos vienen los recuerdos de cuando aprendimos a leer, aquellos tiempos donde empezábamos a juntar letras con letras para formar palabras. Pues un estudio realizado por una Universidad de Inglaterra, demuestra que no hace falta saber el orden exacto de las letras dentro de una palabra. A esto le añaden un apunte, con solo poner bien la primera y la última letra de dicha palabra, nuestra maquina de pensar es capaz de leer un texto.
Para comprobarlo pondré un ejemplo práctico, aver que opináis vosotros:

-Pdoies osevbrar que cmoo bein epxicla el eutsido, es idnirfetene el odern que lvelen las lretas drento de una pbralaa smeirpe y cdauno la pirrema y la útlima etésn en su psiocóin cerorcta. 

Esto se debe a que no leemos cada letra por si misma si no la palabra como un conjunto.

2 comentarios:

  1. oh dios... esto es como la psicolingüística de quinto de carrera...
    po zi, tienes razón tú y la universidad. Ya que, si para reconocer una palabra, procesasemos letra a letra, esto significaría que las palabras largas tardaríamos más ms en leerlas que las cortas, sin embargo se observa que la longitud de la palabra no es una variable que influya en el tiempo de lectura. Lo que sí influye es la frecuencia, a más veces la hemos visto más rápido la reconocemos.
    Por fin, esa asignatura me ha servido para algo xp

    ResponderEliminar
  2. Sabía que este post te iba a gustar ;-p la verdad que tiene su gracia, a veces me pregunto a quien se le pueden ocurrir estas cosas.

    ResponderEliminar